Bizcocho de calabaza para halloween

Como todos sabéis, el día 31 de Octubre se celebra “Halloween“, es decir, la conocida mundialmente como la noche de las brujas. Cuando yo era pequeña y hasta hace unos años, no se celebraba tanto esta festividad, sin embargo, de unos años para aquí, son cada vez más los sitios que organizan grande fiestas para este día.

El ingrediente por excelencia en este día es la cabalaza, por eso, hoy os voy a enseñar una tarta con base de bizcocho de calabaza (con sorpresa en su interior) rellena y cubierta de nata vegetal. Para que quede más bonita y adecuada a este día, la adornaremos con figuritas de fondant blanco. Son súper sencillas y aptas para todos los públicos ;). De hecho, la hice con la ayuda de un par de peques jeje. No quería preparar  nada que fuera difícil o imposible. Quería una tarta normal y fácil que estuviera al alcance de todo el mundo para que os animéis a hacerla.

La tarta tiene una textura muy muy jugosa y un sabor delicioso. La nata vegetal (que considero más suave) combina a la perfección con este tipo de bizcocho.  Nunca había probado a hacer uno de calabaza y la verdad es que le da un dulzor natural estupendo.

Espero que disfrutéis un montón de esa noche y que no os den muchos sustos. Cubriros bien las espaldas por si acaso :D.

No me enrrollo más y os cuento como hacer esta tarta tan sencilla para halloween:

Ingredientes para un molde de 28 cm:

Para el bizcocho:

  • 200 gr de azúcar blanco
  • 300 gr de calabaza (peso sin piel y sin semillas)
  • 400 gr de harina
  • 130 ml de leche desnatada
  • Medio sobre de levadura royal
  • 1 sobre de gasificante blanco y 1 sobre de gasificante morado (he utilizado los de mercadona)
  • 130 ml de aceite de oliva suave o girasol
  • 4 huevos (vamos a utilizar 4 claras  y 2 yemas)
  • Una pizca de sal

Para el almíbar:

  • 150 ml de agua (emplearemos la que hemos utilizado para cocer la calabaza)
  • 125 gr de azúcar

Para el relleno y cobertura:

  • 1 brick de 1 litro de nata vegetal (he utilizado este tipo de nata porque no necesita nevera, y como sabéis, el fondant no conviene meterlo en la nevera porque con la condensación se puede estropear)
  • 240 gr de azúcar
  • Chocolate en trocitos, lacasitos, maltesers, conguitos, gominolas..

Para adornar:

  • 1 paquete de fondant blanco
  • Palillos de pincho moruno
  • 2 ojos de chocolate
  • 1 araña de gominola
  • Colorante rojo
  • Una jeringuilla
  • Un rotulador negro

¿Cómo la hacemos?

Para preparar el bizcocho:

En primer lugar, ponemos una olla con 500 ml de agua a hervir. En el momento en que hierva, metemos la calabaza pelada en trozos y dejamos cocinar hasta que al pincharla esté blandita. Cuando esté lista, dejamos templar, añadimos el azúcar y batimos con la batidora hasta tener una especie de puré.

Mientras se enfría, en un bol, mezclamos la harina con la levadura y los gasificantes y reservamos.

Precalentamos el horno a 180 grados por arriba y por abajo.

Batimos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y reservamos.

Con la ayuda de las varillas, mezclamos el puré con las yemas, la leche y el aceite hasta conseguir una textura homogénea.

Añadimos la mezcla de harina poco a poco a lo anterior y mezclamos hasta que esté todo perfectamente integrado.

Por último, añadimos las claras a punto de nieve y movemos con las varillas de forma envolvente para que no se baje.

Horneamos aproximadamente 40 minutos. Como os digo siempre, cada horno es un mundo, con lo cual, a los 40 minutos, antes de abrir la puerta y que se os baje el bizcocho mirad la pinta que tiene. Si veis que ya tiene consistencia y creéis que está pinchad con un palito y si sale limpio lo quitáis. Si veis que sale húmedo, dejadlo otro ratito más.

Dejadlo enfriar totalmente. Yo os recomiendo que lo hagáis por la noche, y la mañana del dá siguiente lo rellenéis y decoréis.

Para preparar el almíbar:

Calentamos el agua que hemos utilizado para hervir la calabaza y derretimos en ella el azúcar. Dejamos enfriar.

Para el relleno:

Montamos la nata con el azúcar.

Abrimos el bizcocho por la mitad y echamos almíbar al gusto. Hacemos un hueco en el centro para poder rellenar con lo que queramos.

Yo he utilizado trozos de chocolate artesano, pero podéis utilizar maltesers, lacasitos o lo que queráis. La idea es que cuando se corte la tarta, se vean los trozos en el centro y todos se lleven una sorpresa ;).

Después, rellenamos y cubrimos de nata.

Para los adornos:

Estiramos el fondant con un rodillo.

  • Fantasmas: Con la ayuda de un vaso redondo, cortamos un círculo de fondant y le pintamos los ojos y la boca. Hacemos una bolita con 1/4 de loncha de pan de molde. Pinchamos en ella el palillo y lo tapamos con el círculo de fondant. Ponemos en la tarta como más nos guste.

  • Drácula, muñeco de pesadillas y demás adornos: Cortad el fondant con la forma que queráis y pintad los dibujos sobre él.

  • Jeringuilla: Mezclad colorante rojo con agua y rellenadla con el líquido como si fuera sangre. Además de esto, he utilizado el mismo agua para salpicar la tarta con la ayuda de un pincel para que parezca más sangrienta todavía como si fuera sangre.

Este es el resultado:

¿Qué os ha parecido? 🎃👻

¿Os animaréis a hacerla? ¡Espero que sí porque es muuuuy fácil!

Un abrazo mis queridos Foodlovers. Os deseo  que paséis un día terrorífico, muahahahahaha 😛

https://www.facebook.com/justfoodlovers/

Instagram: justfoodlovers_es

Anuncios

Cuéntame que te ha parecido :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s