Bacalao con salsa cremosa de piquillos

Cuando era pequeña odiaba el bacalao con todas mis fuerzas. No podía soportar su olor y su sabor era algo superior a mí. Mi padre, al cual le encanta el bacalao, siempre me decía: “Hija, cuando seas mayor te va a encantar, ya verás”. Y como eso y tantas otras cosas, tenía razón. Ahora me…